domingo, 26 de julio de 2015

Consiguió un trabajo temporal en un geriátrico con cuidados intensivos en La Paternal. Con el San Martin llegaba bastante bien, aunque colgado del tren, esquivando postes.

los viejos son personas erosionadas por el tiempo. Te hablan sin parar. Se aferran a ciertas místicas y rituales que Negro se pone a pensar si no está viviendo demasiado rápido, como pasando letra en un ensayo, antes del estreno.

Los viejos desayunan a las diez, almuerzan a las doce, duermen a las tres y cenan a las siete. Una jornada que se repite día a día, entre caminatas en círculo (los que pueden) e ingesta de fármacos.

las enfermeras son bombas sexuales de los años ´70. Hiper maquilladas, lujuriosas, con guardapolvos cortitos que denotan exuberancia. El cuadro de Juan Pablo II amarillento y la bandera argentina de un celeste furioso oficia de custodio de tan ocre lugar.

Uno de los viejos nunca se despertó desde que Negro ingresó a trabajar en mantenimiento. Esta sentado, con la cabeza levemente hacia atrás, como gozando una fellatio que no existe, un poco colorado por las estufas del lugar. Hay algo de goce en su cara, Negro se pregunta si la tendrá parada,y se ríe solo, sintiéndose un villano por elaborar tamaño cuestionamiento.

De fondo se oye una radio con locutoras de otra época, radio Belgrano, todo un museo en la amplitud modulada. La mujer relata la maravilla que son los pisos del estudio, el espectacular surtido de discos y audiciones que allí hay.

Los viejos no escuchan lo que dice la señora. No piensan en nada pero se sobresaltan ante una hormiguita que pasa por arriba de la estufa. Una señora se agarra fuerte el rosario de plástico. Otra agarra la cartera para irse. La más viejita grita sin parar que la quieren secuestrar.

Negro sigue limpiando, mientras juguetea con Don Silvio, el loco más cuerdo que vive en el lugar.


2 comentarios:

  1. Espero haya llegado el comentario anterior.

    ResponderEliminar
  2. Es precioso. Cada imagen, cada sonido, cada detalle.
    Conservado en una voz que mira mucho más allá y siente. Como Negro.
    Como una chica yendo un sábado a ver a su tío.

    ResponderEliminar